Importancia de la Actitud

Blog kevinrivera 07oct16 banner
La actitud corresponde a un estado de ánimo, porque es la posición que adopta una persona frente a la vida y la construcción que hace su mente del mundo que la rodea.

La mayoría del tiempo vamos por la vida  preguntándonos  si realmente estamos conformes con lo que somos, o si nuestra vida sería diferente si hubiéramos logrado eso que tanto nos gustaba pero que simplemente no lo pudimos alcanzar. Cuando comenzamos cualquier proyecto que involucre decisiones a largo plazo, en el camino con encontramos con múltiples dificultades. La actitud que, por lo general, adoptamos es la de auto compadecernos, lamentarnos y culparnos o culpar a otros por nuestras decisiones.

En mayor medida, cuando nuestros logros se retardan, la sensación de pérdida se acrecienta y muchas veces es acompañada de arrepentimiento, preguntas como ¿Por qué invertí en esto o aquello?, ¿por qué no guarde mi dinero? se acumulan en la cabeza y cada vez nos sentimos peor, el recriminarse en nada ayuda, cuando estos sentimientos comienzan a reinar en nuestra mente, estamos en tierra derecha hacia el fracaso.

Es por ello que la actitud nos muestra el modo en el que una persona afronta la vida o se enfrenta ante una situación concreta; sin embargo la actitud también muestra la verdadera fortaleza de un ser humano que puede sobreponerse  ante una circunstancia adversa.

Por lo tanto, la actitud se trabaja de una forma consciente a través de una decisión personal. En este sentido, tienes dos opciones.

Tener una actitud pesimista, derrotista y de fracaso lo que te conduce de una forma inevitable al pensamiento negativo, al dolor y al sufrimiento; o por el contrario, puedes adoptar una actitud positiva, alegre, entusiasta y enérgica lo que te conduce a la ilusión, la conexión con el presente, la felicidad y el éxito.

El punto es reconocer que como mínimo, al estar vivos, tenemos la oportunidad de lanzarnos a la acción por aquello que deseamos, una y otra vez, las veces que sea necesario hasta conseguirlo. No siempre es fácil y podemos resumir con el dicho “si las cosas que valen la pena fueran fáciles, cualquiera las haría”.

Ahora bien, podemos establecer que una actitud está constituida por tres factores principales: pensamientos, emociones y sensaciones, movimientos que responden automáticamente a nuestra percepción de los estímulos externos. Dentro del mecanismo de las actitudes, los factores que lo componen juegan roles diferentes. Las emociones juegan un papel importante, ya que representan la fuerza impulsora que va a mover todo el mecanismo, mientras que el pensamiento juega un papel de director: es el encargado de conducir las emociones en una dirección determinada, es el que “debe” marcar el camino y controlar las emociones que a su vez generan sensaciones y movimientos correspondientes.

Recuerda que la actitud es el ochenta por ciento del éxito de una vida feliz. Para mejorar tu actitud ante la vida, en primer lugar, tienes que identificar cuáles son tus virtudes y también, cuáles son tus defectos para poder corregirlos para crecer como persona. También puedes desafiar el modo de ser de una persona a la que admiras por sus cualidades. A nivel de coaching, recuerda que tú puedes llegar a ser la mejor versión de ti mismo.

El camino a recorrer no es fácil, necesita trabajo, constancia, responsabilidad, coraje y por sobre todo fé… Fé en un futuro mejor, fé en que las cosas pueden cambiar, fé en que es posible lograr lo imposible, fé en que nuestro trabajo no es vano.

Nunca te rindas cuando las cosas no resulten, cuando el dinero tarde en llegar, cuando lo que tenias propuesto tarda más de lo planificado, nunca te rindas porque mañana es un nuevo día y cada nuevo día, trae una nueva esperanza.


Blogger JOVEN360

Luis Valencia

Una persona soñadora a crecer y emprender caminos para llegar a la meta con los pies en la tierra pero con mucho optimismo.


 

Comentarios

0

Galería

Ver más

Te podría interesar

El camino de crecer

Pareciera que el ciclo de la vida tiene determinado que debemos de hacer. ¿Cuántas veces hemos escuchado decir “nacer, crecer, multiplicarse y morir”? Pareciera broma o un dicho arcaico, pero en la mayoría del caso del caso así es.


¿y ahora qué?

Tus años de preparación universitaria han finalizado, y seguramente la pregunta que sigue es "¿y ahora qué hago?". No eres el único que ha pasado por ese momento, conocer algunas experiencias al respecto no vendría mal.


Mi cambio: el contagio positivo

Hace un par de meses leí un artículo en donde hablaba del poder de la risa, de todos los beneficios que tiene mental y físicamente, pero no solamente es un favor propio sino que además, por extraño que parezca, es también social.


Tags más populares