La decisión de fracasar

Blog blog banner kesia4
Es difícil de comprender en primera instancia pero caminemos juntos en el aprendizaje del que parece ser el peor momento de nuestras vidas y descubramos que el fracaso es solo una ilusión.

La primera vez en la que nuestros proyectos no resultan como deseamos, entramos en la eterna lucha mental por descubrir en que fallamos; muchas veces nos precipitamos  en la toma de decisiones, otras veces apostamos pasionalmente nuestra alma en aquello que es incierto y por razones que no comprendemos la apuesta resulta fallida. ¿Hemos fracasado entonces? ¿Es aceptable renunciar a aquello que consideramos un sueño por un momento en el que sentimos que nuestro mundo se derrumba? La respuesta siempre será no.

El viaje comienza en la toma de decisiones; laboralmente nada está asegurado, incluso las ciencias exactas están sometidas a un trabajo conjunto no solo con miembros de la empresa sino también con factores externos que pueden balancear, salvar o arruinar cualquier dificultad enfrentada. Cada día es una apuesta por conseguir lo mejor y trabajar por lograrlo. Decidir emprender un nuevo proyecto, firmar un contrato, contratar o despedir personal… todo es una decisión incierta, decisiones que se toman intentando racionalizar los resultados que nunca tendremos el alcance suficiente para asegurar su final (por eso es una aventura). Cuando todo resulta como lo deseado no existe naturalmente ninguna duda y el sentimiento de satisfacción nos hace creer que el éxito momentáneo se convertirá en perpetuo, sin embargo, cuando llega aquello que conocemos como fracaso nos resulta imposible volver a celebrar una victoria o acertar hacia una de ellas.

El fracaso no existe, equivocarnos en las decisiones tomadas es la muestra fehaciente de la existencia de humanidad en nosotros, aceptar que nos equivocamos nos convierte en estudiantes y maestros al mismo tiempo, poder aprender de nosotros mismos nos hace conocernos a tal punto de evitar la pasión, insensatez o exceso de confianza que nos condujeron hasta ese punto; nos hace maestros delante de nuestros semejantes y por la simple empatía que debemos tener todos como valor natural podemos evitar que se cometa el mismo error, porque sabremos las consecuencias y sobre todo conoceremos la sensación de vacío y aparente fracaso.

El fracaso no existe, el fracaso es una ilusión, el fracaso es una puerta semi abierta; pero como en toda lección de la vida, existe un secreto y los secretos de la vida se basan en las decisiones: Errar, acomodarnos a la sensación de derrota y empoderarnos de la desesperanza que nos hace decidir que un error se convierte en derrota. Errar, definir el motivo de la falla, reconstruir y continuar nos hace decidir que un error que concluyó en un mal final se convierta en un peldaño para escalar, una puerta semi abierta para encontrar el éxito. El fracaso es un mal término para el aprendizaje, aprender de lo que no nos brindó lo que deseamos, aprender de quién se debe o no escuchar una sugerencia. El fracaso es una ilusión para quien así lo decide. Las paredes derrumbadas que deja el fracaso son peldaños para conseguir la victoria para quien así lo quiere.

El fracaso laboral o en cualquier índole de la vida se convierte real cuando en lugar de convertirse en una lección aprendida es solamente algo que sucedió y por ende ocurrirá una vez más porque no se rescató el máximo provecho de una situación adversa. El fracaso no existe para quien decide que no es una palabra admisible en su diccionario personal, porque lo único constante es el cambio, podemos asegurar que nada está seguro en nuestro emprendimiento, un día seremos las estrellas generadoras de ideas de nuestra empresa y al día siguiente sugeriremos una idea fuera de la lógica realizable pero ambas debemos disfrutarlas como parte de nuestras vidas, sin el disgusto de los errores no podremos comparar la sensación de acertar. Las consecuencias de nuestras malas decisiones no serán eternas así que el tiempo en que debamos sobrellevarlo también debe ser disfrutado y aprendido porque un día se acabará y tendremos la oportunidad de acertar; el fruto de nuestro éxito no es eterno por lo que no debemos vivir de las glorias pasadas. El fracaso es una ilusión solo para aquellos que estén lo suficientemente locos para decidirlo así.


Blogger JOVEN360

JOVEN360 El Salvador


 

Comentarios

1
  • User default
    Juliana Mojica
    Por: Anominimo hace más de 2 años

    Gran lección para mi, muy bonito.

Galería

Ver más

Te podría interesar

Networking: solo para astutos

Si estás buscando tu próxima experiencia laboral, en vez de contar cuántas veces has mandado tu curriculum, mejor pensá con quién podés ponerte en contacto, ya sea para que te pueda guiar o recomendar a alguien más.


El camino de crecer

Pareciera que el ciclo de la vida tiene determinado que debemos de hacer. ¿Cuántas veces hemos escuchado decir “nacer, crecer, multiplicarse y morir”? Pareciera broma o un dicho arcaico, pero en la mayoría del caso del caso así es.


¿malos jefes?

“No podemos, ni tenemos el derecho de juzgar realidades que nunca han estado en nuestros zapatos.”


Tags más populares