La decisión más importante de mi vida

Blog okk
Ser empleado no es conformismo, ser emprendedor no es ambición. El estilo de vida que decidamos tomar debe ser basado en cuanto amamos lo que hacemos.

A medida que avanzamos en el camino de la vida debemos enfrentarnos con diversos aspectos que requieren la toma de decisiones. Estando a la puerta de la edad adulta es cuando ese proceso comienza a tener mayor peso sobre nosotros, pues estamos conscientes que las acciones del presente trazaran nuestro futuro. En el área académica es donde inicia todo, cuando decidimos la carrera universitaria que queremos estudiar. Luego de eso debemos enfrentarnos ante la decisión del trabajo en el cual deseamos desarrollarnos y es aquí donde surgen dos opciones: ser empleado o ser emprendedor.

Steve Jobs solía decir que el trabajo va a ocupar una gran parte de nuestra vida y la única forma de estar realmente satisfechos es hacer lo que consideremos un trabajo extraordinario. Y el único camino para lograr eso es amando lo que hacemos.

Este país necesita gente que ame lo que hace pero, la triste realidad es que la mayoría termina trabajando en lugares que odia. A veces por dificultades económicas, quizás porque “no había de otra” o simplemente porque nunca tuvieron un sueño o una visión propia que seguir. La recompensa económica es lo que motiva a estas personas a seguir pero, la realidad es que cuando se cae en la rutina laboral la vida llena de propósitos y sueños se desvanece llevándolos hasta una zona de confort. Es en ese punto cuándo el espíritu emprendedor puede salvarnos. Lamentablemente eso es algo que muy pocas veces se impulsa en las universidades, que es dónde nos encaminan al mundo laboral. Aunando el hecho que nuestros padres no pudieron heredarnos esa actitud pues ellos tampoco fueron orientados a ese estilo de vida.

"Desempleo" es una palabra que pone a temblar a cualquiera, pero este problema afecta principalmente a los jóvenes. Frente a este problema, emprender un negocio puede ser la solución. Ser empresario no es una actividad para todos, ya que el sistema educativo tradicional prepara a la gente para recibir órdenes, algo contrario a un emprendedor, asegura Keith Cameron Smith, asesor empresarial y autor del libro Las 10 diferencias entre empleados y emprendedores.

Cómo ser emprendedor requiere una serie de pasos, y generalmente los emprendedores que han triunfado comenzaron su historia laboral siendo empleados, no debemos menospreciar la empleabilidad, porque puede llegar a ser un buen entrenamiento previo a la aventura del emprendedurismo.

De acuerdo con Keith Cameron, éstas son otras diferencias entre empleado y emprendedor:

  1. Los emprendedores se educan más de lo que se entretienen. Los empresarios con éxito conocen bien sus fortalezas y sus debilidades, dice el autor. Si las desconoces siempre debes recibir instrucciones. Por ello, quienes deseen convertirse en empresarios deben empezar por educarse y conocerse a sí mismos, no delegar esa responsabilidad en otros.  
  2. ¿Te molesta perder? Quien inicia un negocio debe asumir la responsabilidad de una mala decisión y usar ese aprendizaje para avanzar, liberándose de la culpa. Los empleados suelen culpar, quejarse y renunciar cuando las cosas se ponen difíciles, mientras el emprendedor debe permanecer fuerte aun si el fracaso es muy duro.
  3. ¿Cómo ayudar a otro? Los emprendedores encuentran soluciones, los empleados solucionan problemas. De acuerdo con Cameron Smith, algunos trabajadores suelen asumir la postura: "esto no es mi conflicto", si el puesto lo exige buscan un remedio momentáneo, pero terminan pasando la responsabilidad a otros. El emprendedor "abraza" los problemas y asume la responsabilidad de encontrar soluciones de largo plazo. Incluso, de ahí surgen muchas ideas de negocio.
  4. ¿Te gusta la retroalimentación? Los emprendedores dan y reciben halagos y hacen correcciones, mientras que los empleados no halagan y evitan ser corregidos. Decir que una acción se hizo mal puede malinterpretarse como un ataque personal.
  5. Hice lo que pude. Los emprendedores dicen ‘basta con los pretextos,’ los empleados argumentan ‘no es culpa mía.’ Quien emprende un negocio busca soluciones para mejorar. Asumir ese tipo de responsabilidad significa mantenerse concentrado y actuar constantemente en busca de metas. El empleado habla de sus éxitos, pero cuando hay un problema busca en quién depositar la culpa.

Ante el modelo de empleado que solo espera recibir órdenes y hace solo lo necesario, existe un tercer perfil: el modelo de empleado intraemprendedor. Ese tipo de personas actúan y desarrollan en una organización o empresa sus funciones diarias como si se tratara de su propio emprendimiento.

Un intraemprendedor es aquel empleado que le da valor agregado a sus funciones. Tiene la capacidad de realizar nuevos proyectos bajo el paraguas de la empresa. Son empleados muy valiosos que pueden darle un impulso a la empresa para lograr los objetivos. Es un talento que se debe de cuidar. Es alguien que puede estar más cerca del emprendimiento.

Ser empleado no es malo, sólo que si se propone lograr lo que realmente quiere, podría lograrlo, pensando positivamente y en creer en usted mismo como emprendedor o bien desarrollando un espíritu de intraemprendedurismo. Porque de empleado a emprendedor sólo hay un paso, que no muchos se atreven a cruzar por miedo a fracasar.

“El emprendedor siempre busca el cambio, responde a él y lo utiliza como oportunidad,” dijo Peter F Drucker, abogado y tratadista austriaco, considerado el mayor filósofo de la administración del siglo XX.

No reprima sus sueños, no se limite, sea perseverante. Abrase a los momentos y oportunidades de aprender cosas nuevas, acepte opiniones y sugerencias de personas que junto a usted también deseen creer. Ame lo que hace. Elija el mejor camino y siempre proyéctese metas. Usted decide el perfil que desea desarrollar en su vida: como empleado, intraemprendedor o emprendedor.


Blogger JOVEN360

Francisco Aparicio

Soy un joven emprendedor y visionario. Apasionado de la fotografía, el diseño gráfico, la arquitectura y cinematografía. Ayudar es mi principal prioridad


 

Comentarios

0

Galería

Ver más

Te podría interesar

Identidad creativa

Llegamos a cierto punto en nuestra vida donde tenemos pequeñas confusiones de qué queremos ser, en qué queremos trabajar, pero muchas veces tomamos decisiones erróneas y dejamos botados o a medias proyectos que nos proponemos.


Infinite software: los sueños pueden comenzar en casa

Entrar en un mundo cada vez más competitivo en el área de tecnología podría resultar un poco abrumador para nuestro país. Pero dos hermanos emprendedores decidieron que El Salvador no se quedará atrás con las demandas del mercado...


Mi cambio: el contagio positivo

Hace un par de meses leí un artículo en donde hablaba del poder de la risa, de todos los beneficios que tiene mental y físicamente, pero no solamente es un favor propio sino que además, por extraño que parezca, es también social.


Tags más populares