MI CAMBIO: EL CONTAGIO POSITIVO

Blog blog  banner carcamo4
Hace un par de meses leí un artículo en donde hablaba del poder de la risa, de todos los beneficios que tiene mental y físicamente, pero no solamente es un favor propio sino que además, por extraño que parezca, es también social.

Reír ayuda a eliminar estrés y por ende a comportarnos mejor con los demás, y es contagioso. ¿Cuántas veces hemos reído porque vemos que alguien más lo hace con gran intensidad? La risa de otros estimula nuestro cerebro y hace que queramos reírnos igual. El beneficio social de la risa es indudable, y comienza siendo individual. Algo tan sencillo y propio puede cambiar nuestro día y el de otros. 

En una reunión con un  par de jóvenes que hablaban de cambiar el mundo, de cómo hacerlo, pensé en una frase que hemos escuchado mil veces “volvernos protagonistas de los cambios” y me pareció curioso notar que todos hablábamos en tercera persona, en ese “él, ellos deberían” pero, ¿cuándo decidimos hacer? Nunca. Entonces decidí que esa frase debía cobrar sentido en mi vida y realmente volverme agente de cambio de las cosas que esperaba ver.

Así, dejé de tirar por pequeña que fuera basura en la calle, a ofender a otros sin sentido, a escuchar lo que otros dijeran aunque no estuviera a favor,  a perdonar y a apoyar a otros en pequeño proyectos. Porque supe que esos cambios por mínimos que fueran significaban una mejora mental para mí y por ende para otros. Fue entonces, que comprendí que no podía decirle a otro “cambia” si yo no lo hacía.

Cambiar el mundo es un sueño que desde pequeños añoramos, pero se nos ha hecho creer que a veces hay que ser realista y no soñar tan alto, nos han dicho que querer lo mejor para nosotros es egoísta y que no podemos cambiar las cosas solos, “una golondrina no hace verano”. Pero es falso. Así como una risa, nuestros ejemplos de vida tienen mucho poder, un poder espontáneo.

Entonces, querer cambiar el mundo comienza siendo mal orientado. Pero, puede mejorarse a “quiero cambiar mi mundo” y eso trae consigo un incalculable valor social, aprendemos demasiado cuando elegimos hacernos responsable de todas esas cosas que queremos mejorar. Comprendemos que en la medida que yo haga de mi espacio, un lugar mejor, puedo inspirar a otro, y ese otro inspirar a otro, y se vuelve en una cadena intangible de cambios. No de cambios forzados sino naturales y llenos de pasión.

Así como la risa provoca innumerables ventajas, decidir ser protagonista de nuestra historia funciona. Y no importa qué decida hacer, si ser skater, escritor, chef o físico; cada individuo cumple un rol, tiene conocimientos y habilidades intransferibles y la respuesta será siempre hacernos sentir mejor, dedicar la vida a lo que amamos, eso motiva a otros.

La clave está en reconocer qué cambiar, qué quiero mejorar en el mundo, que puedo hacer yo desde hoy. No esperemos que otros cambien ni dediquemos la vida a criticar. Contagiemos a otros con nuestros ejemplos de vida. 

 

ESCRITO POR:

SANDRA CÁRCAMO


Blogger JOVEN360

JOVEN360 El Salvador


 

Comentarios

1
  • imagen
    Por: Ana María Sánchez Alzate hace alrededor de 2 meses

    Muy buen post lleno de motivación y entusiasmo felicidades :)

Galería

Ver más

Te podría interesar

Otro intento fallido

He emprendido hace unos meses un viaje profesional pero sobre todo emocional; como en todo nuevo proyecto que me propongo comencé con el mejor de los entusiasmos, con buena actitud, teniendo la certeza de que ganaría.


Mi experiencia como voluntaria con telus international

Te hemos contado del voluntariado corporativo…pero, ¿cómo en realidad se vive uno? Te presentamos a Daniela Torres, voluntaria de TELUS International y su experiencia como voluntaria.


Mi cambio: el contagio positivo

Hace un par de meses leí un artículo en donde hablaba del poder de la risa, de todos los beneficios que tiene mental y físicamente, pero no solamente es un favor propio sino que además, por extraño que parezca, es también social.


Tags más populares