Ser superior es una ilusión

Blog blog banner kesia5
Me parece inaceptable sentirnos superiores a nuestros semejantes por la elección de carrera universitaria que hemos tomado, pero encuentro abominable la superioridad de un ser humano en base a las oportunidades de desarrollo.

Existen muchas verdades desconocidas de la variedad de carreras profesionales que son posible ejercer, nunca he intentado conocer la ciencia de cada una de ellas porque creo que en eso consiste la magia de la variedad, saber que existen personas especializadas para realizar tareas específicas hace que de una manera u otra todos necesitemos de todos.

Es por eso que me parece irracional la eterna lucha entre licenciados e ingenieros, artistas y matemáticos, doctores y constructores. Existen las inteligencias múltiples, las cuales creo que son el mejor descubrimiento realizado por los pedagogos; esto nos deja claro que en la variedad está el gusto y también el éxito. Continuamente han cuestionado mi carrera, debo decir que la inteligencia basada en la creatividad es de las más difíciles de entender;  muchos me han dicho repetidas ocasiones: “tú deberías estar estudiando una ingeniería”, “tú deberías haber estudiado economía”; la verdad es que la primera opción a la que recurrí en mis estudios se encontraba enfocada en la ciencia numérica; sin embargo a pocos días de la decisión final pensé de manera objetiva si me vería feliz detrás de un escritorio revisando una infinidad de cuentas empresariales, la respuesta era no. No se completamente a quién debo agradecer mi cambio de decisión radical con respecto a mi carrera, creo fielmente en los propósitos de vida de todos los seres humanos y es que simplemente yo no estaba destinada a ser una mente numérica sino creativa.

Intento poner todas mis fuerzas en el respeto a diferentes carreras e inteligencias de las cuales me veo rodeada. Respeto a los doctores por invertir los mejores años de sus vidas en la búsqueda de conocimiento para poder aliviar nuestras dolencias, admiro el aprendizaje paciente de un arquitecto para poder obsequiarnos lugares seguros y acogedores en los cuales vivir, aplaudo la entrega de los periodistas por mantener una preocupada población informada, homenajeo la calidad de los ingenieros en realizar cálculos de exactitud para brindar productos infalibles y por supuesto que amo la capacidad de un diseñador de mover el mundo a través de la creatividad. El mundo laboral y social funciona con la capacidad de realizar sinergia de todos aquellos con los que tenemos contacto; no sería mejor si tuviésemos la capacidad de adoptar la exactitud de un cirujano y la creatividad de un artista en aquello que realizamos. Dicho esto: ¿quién tiene la capacidad de sentirse superior a su semejante?

Es necesario aclarar que la capacidad de aceptación, respeto y compresión no solo debe ser transmitida hacia profesionales, lo cual sería no solo un error sino uno de los más egoístas; también, como profesionales o futuros profesionales somos exactamente iguales a la señora de edad avanzada que logra mantener limpia nuestra oficina, la única diferencia está en las oportunidades que la vida nos ha presentado para superarnos; si tenemos la capacidad de ver a esta persona a los ojos y rescatar lecciones a aprender de parte de ella podemos decir que estamos en la dirección correcta no solo para ser un buen profesional sino para tener calidad humana más allá de la imaginable. Me parece inaceptable sentirnos superiores a nuestros semejantes por la elección de carrera universitaria que hemos tomado, pero encuentro abominable la superioridad de un ser humano en base a las oportunidades de desarrollo.

Ahora bien teniendo la mente un poco más clara, hace falta conocer una verdad que terminará de esclarecer los aires de superioridad que solemos adquirir o en su defecto la sensación de inferioridad al lado de nuestros congéneres: Ser superior es una ilusión, quién vive en ilusiones vive en engaños y quien vive en engaños es simplemente infeliz aunque quiera aparentar lo contrario; no existe de ninguna manera la posibilidad de ser superiores a otro ser humano, simplemente tuvimos más oportunidades y las aprovechamos, solamente optamos por elecciones diferentes al momento de desenvolvernos en la sociedad. Ser superior es una ilusión, es solo que unos decidieron ser doctores, otros ingenieros, otros licenciados y otros artistas. Y el hecho de entender que todos necesitamos de todos es lo único que abriría la puerta a que existan pensamientos superiores

.

Existen muchas verdades desconocidas de la variedad de carreras profesionales que son posible ejercer, nunca he intentado conocer la ciencia de cada una de ellas porque creo que en eso consiste la magia de la variedad, saber que existen personas especializadas para realizar tareas específicas hace que de una manera u otra todos necesitemos de todos.

Es por eso que me parece irracional la eterna lucha entre licenciados e ingenieros, artistas y matemáticos, doctores y constructores. Existen las inteligencias múltiples, las cuales creo que son el mejor descubrimiento realizado por los pedagogos; esto nos deja claro que en la variedad está el gusto y también el éxito. Continuamente han cuestionado mi carrera, debo decir que la inteligencia basada en la creatividad es de las más difíciles de entender;  muchos me han dicho repetidas ocasiones: “tú deberías estar estudiando una ingeniería”, “tú deberías haber estudiado economía”; la verdad es que la primera opción a la que recurrí en mis estudios se encontraba enfocada en la ciencia numérica; sin embargo a pocos días de la decisión final pensé de manera objetiva si me vería feliz detrás de un escritorio revisando una infinidad de cuentas empresariales, la respuesta era no. No se completamente a quién debo agradecer mi cambio de decisión radical con respecto a mi carrera, creo fielmente en los propósitos de vida de todos los seres humanos y es que simplemente yo no estaba destinada a ser una mente numérica sino creativa.

Intento poner todas mis fuerzas en el respeto a diferentes carreras e inteligencias de las cuales me veo rodeada. Respeto a los doctores por invertir los mejores años de sus vidas en la búsqueda de conocimiento para poder aliviar nuestras dolencias, admiro el aprendizaje paciente de un arquitecto para poder obsequiarnos lugares seguros y acogedores en los cuales vivir, aplaudo la entrega de los periodistas por mantener una preocupada población informada, homenajeo la calidad de los ingenieros en realizar cálculos de exactitud para brindar productos infalibles y por supuesto que amo la capacidad de un diseñador de mover el mundo a través de la creatividad. El mundo laboral y social funciona con la capacidad de realizar sinergia de todos aquellos con los que tenemos contacto; no sería mejor si tuviésemos la capacidad de adoptar la exactitud de un cirujano y la creatividad de un artista en aquello que realizamos. Dicho esto: ¿quién tiene la capacidad de sentirse superior a su semejante?

Es necesario aclarar que la capacidad de aceptación, respeto y compresión no solo debe ser transmitida hacia profesionales, lo cual sería no solo un error sino uno de los más egoístas; también, como profesionales o futuros profesionales somos exactamente iguales a la señora de edad avanzada que logra mantener limpia nuestra oficina, la única diferencia está en las oportunidades que la vida nos ha presentado para superarnos; si tenemos la capacidad de ver a esta persona a los ojos y rescatar lecciones a aprender de parte de ella podemos decir que estamos en la dirección correcta no solo para ser un buen profesional sino para tener calidad humana más allá de la imaginable. Me parece inaceptable sentirnos superiores a nuestros semejantes por la elección de carrera universitaria que hemos tomado, pero encuentro abominable la superioridad de un ser humano en base a las oportunidades de desarrollo.

Ahora bien teniendo la mente un poco más clara, hace falta conocer una verdad que terminará de esclarecer los aires de superioridad que solemos adquirir o en su defecto la sensación de inferioridad al lado de nuestros congéneres: Ser superior es una ilusión, quién vive en ilusiones vive en engaños y quien vive en engaños es simplemente infeliz aunque quiera aparentar lo contrario; no existe de ninguna manera la posibilidad de ser superiores a otro ser humano, simplemente tuvimos más oportunidades y las aprovechamos, solamente optamos por elecciones diferentes al momento de desenvolvernos en la sociedad. Ser superior es una ilusión, es solo que unos decidieron ser doctores, otros ingenieros, otros licenciados y otros artistas. Y el hecho de entender que todos necesitamos de todos es lo único que abriría la puerta a que existan pensamientos superiores.


Blogger JOVEN360

JOVEN360 El Salvador


 

Comentarios

0

Galería

Ver más

Te podría interesar

Mi experiencia como voluntaria con telus international

Te hemos contado del voluntariado corporativo…pero, ¿cómo en realidad se vive uno? Te presentamos a Daniela Torres, voluntaria de TELUS International y su experiencia como voluntaria.


Mi cambio: el contagio positivo

Hace un par de meses leí un artículo en donde hablaba del poder de la risa, de todos los beneficios que tiene mental y físicamente, pero no solamente es un favor propio sino que además, por extraño que parezca, es también social.


Presentación de los resultados de la primera edición de l...

El jueves 7 de abril del presente año, en las instalaciones de Cinemark de Multicentro, bajo un concepto innovador y disruptivo, se presentaron los resultados de la primera edición de la encuesta “empresa de los sueños” en Panamá.


Tags más populares