Emprender y estudiar

Blog alejandroalas blog 06dic16 banner
En el mundo de los negocios la experiencia es muy importante y mientras más tengas será mejor para ti, emprender a temprana edad te da una perspectiva de la vida empresarial

¿Quién no sueña con tener su propio negocio, ser su propio jefe y tener tiempo para pasarlo con sus seres queridos? ‘Emprender’ es un término muy famoso estos días y cada vez son más los valientes que se atreven a tomar el reto. La pregunta es: ¿Cuándo es el mejor momento para empezar? Grandes hombres de negocios como Robert Kiyosaki recomiendan comenzar después de tener unos años de experiencia o comenzar tu negocio mientras sigues estudiando. Formar tu propio negocio mientras eres estudiante tiene sus ventajas: te da experiencia temprana, minimiza riesgos y contribuye a tu independencia financiera.

En el mundo de los negocios la experiencia es muy importante y mientras más tengas será mejor para ti, emprender a temprana edad te da una perspectiva de la vida empresarial. Además, te da la oportunidad de poner en práctica las habilidades que vas adquiriendo en la universidad y en tu desarrollo personal. Recuerda, es poco probable que tu primera idea sea el negocio que tanto esperas, pero comenzar temprano te acercará más a tu objetivo.

Una de las limitaciones más grandes que tienen las personas para convertirse en dueños de sus propias empresas es el riesgo. Es difícil renunciar a la seguridad de un trabajo estable y aún más cuando tienes responsabilidades económicas, como pagar la casa, la luz o mantener a una familia. Por otro lado, cuando eres estudiante no tienes estas obligaciones, por lo que minimizas considerablemente el riesgo ¿Qué puedes perder además de unos cuántos dólares de tus ahorros?

Otra de las ventajas es que puedes tener una fuente de ingreso propia y sostenible. Es difícil conseguir un buen trabajo si no tienes un título universitario y es incómodo pedirles dinero a nuestros padres para cada ocasión en la que necesitemos. Imagina poder pagar tus propios gastos a una edad temprana, incluso podrías contribuir en tu economía familiar.

Para concluir, me gustaría aclarar que empezar tu propio negocio es una tarea dura y si eres estudiante implica hacer sacrificios, organizar bien tu tiempo para no descuidar tus estudios y trabajar arduamente. Sin embargo, la oportunidad de luchar por tus sueños y marcar la diferencia valen la pena. Al final del día los empresarios exitosos no empezaron por el dinero, lo hicieron para cambiar el mundo con sus ideas, para cumplir sus metas y contribuir a sus comunidades. Acepta el reto de ser diferente.

 Alejandro Alas 


Blogger JOVEN360

René Alas

Soy un joven carismático, líder, responsable y empático. Tengo buenas relaciones sociales. Emprendedor y dinámico. Joven con responsabilidad social.


 

Comentarios

0

Galería

Ver más

Te podría interesar

Un pensamiento estratégico en cualquier momento

Independientemente de la carrera que estudiamos o el trabajo que tengamos, se debe de tener un pensamiento que nos permita resolver los objetivos o metas que las responsabilidades nos demanden.


Metas del año

Es costumbre que al comienzo nos tracemos metas para alcanzar a lo largo de los próximos 365 días. Sin embargo, es común perder el impulso al pasar del tiempo, la única forma de lograrlo es vivir día con día pensando en la meta...


Éxito: mitos y realidad

El dinero es sólo papel y metal, el trabajo muchas veces es una rutina cruel, el estatus social es un baile de máscaras en el gran salón de la vida, la fama es un espejismo producido por todo lo anterior. La felicidad es pureza y eternidad.


Tags más populares