La arquitectura de la vida

Blog franciscoarevalo 25oct16 banner
Sin importar que el ambiente académico o laboral en el que nos desarrollemos no esté enfocado a las diferentes disciplinas de la Arquitectura y la Ingeniería, por naturaleza somos constructores y diseñadores.

Seguramente todos hemos escuchado la famosa frase que dicta: "Somos arquitectos de nuestro propio destino." Pero, ¿qué tan cierto es eso? Pues he comprobado la certeza de esas palabras durante los tres años que he transcurrido estudiado el hermoso arte de la Arquitectura, haciendo una comparación de su aplicación en la construcción de una edificación y en el diseño de la vida misma.

También he aprendido la estrecha relación que existe entre diseñar y construir. Mientras que el primer término trata sobre hacer un plan detallado para la ejecución de una acción o una idea, el segundo término invita a realizar algo inmaterial siguiendo un plan utilizando ordenadamente los elementos de los cuales consta.  Dicho lo anterior, podemos asegurar que no se puede realizar una construcción sin un diseño establecido. 

Sin duda, todos conocemos grandes obras arquitectónicas como la Torre Eiffel, la Gran Muralla China, el edificio Empire State, entre muchas otras. De igual manera recordamos la historia de vida de grandes personalidades como Nelson Mandela, Martin Luther King Jr, Bill Gates, Gabriel García Márquez y muchos más. ¿Qué hay en común entre el reconocimiento de esos monumentos y el éxito obtenido por esas personas? Pues sin duda el diseño de un plan de edificación y un plan de vida, respectivamente, y el seguimiento de ese plan según corresponda. 

A temprana edad somos invitados a diseñar nuestro plan de vida, ya sea por el impulso de los adultos que nos rodean o por simple convicción propia.  Y ahora que transcurrimo nuestra juventud podemos darnos cuenta qué tipo de cimientos hemos construido gracias al diseño que hemos decidido seguir. En construcción, la eficacia de las fundaciones de una edificación se ponen a prueba cuando se someten a la implacable fuerza de los terremotos. Sí parte de su estructura colapsa, podría deberse a varios factores, entre ellos mala calidad de materiales utilizados y mal diseño estructural.

Enfocando lo anterior a nuestra vida diaria, constantemente nos enfrentamos a diversos problemas familiares, económicos y personales, que advierten desmoronarnos de un momento a otro. Que eso suceda dependerá de la fe, los principios, las metas y los anhelos que forman los cimientos de nuestra vida. Muchos pensarán que vivir en El Salvador, un país inseguro, con pocas oportunidades académicas y laborales, etiquetado como tercermundista, nos brinda un terreno inestable y sólo por eso nos auto-derrumbamos con la primera piedra que golpea nuestros muros de esperanza. Sí el diseño de vida que hemos decidido seguir se enfoca en la solidaridad, el respeto, la responsabilidad, la templanza, la perseverancia y el amor propio, nos mantendremos en pie disfrutando el éxito cosechado y construiremos a la vez un mejor país.

Así como las edificaciones experimentan demoliciones y remodelaciones, también nosotros las vivimos. Pero lejos de que esto represente un transcurso tedioso, de donde no se visualiza el final del proceso, veamos ese período de tiempo como la sal de la vida, eso que le da sazón, un sentido por el cual retomar fuerzas para seguir adelante, dejando en el olvido la comodidad que pueda atraparnos. Diariamente debemos analizar el diseño de vida que hemos creado y dar continuidad a esa construcción, para que los sentimientos y sueños que la habiten sean los más puros.

Cuánta razón tenía José Ingenieros, médico y psiquiatra argentino, cuando dijo: "La juventud se mide por el inquieto afán de renovarse, por el deseo de emprender obras dignas, por la incesante floración de ensueños capaces de embellecer la vida. Joven es quien siente dentro de sí la floración de su propio destino."  Mantengamos joven nuestro espíritu, sin importar los años y las dificultades. ¡Seamos faros de esperanza para otros jóvenes que bogan en el turbulento ambiente que nos rodea!


Blogger JOVEN360

Francisco Aparicio

Soy un joven emprendedor y visionario. Apasionado de la fotografía, el diseño gráfico, la arquitectura y cinematografía. Ayudar es mi principal prioridad


 

Comentarios

1
  • User default
    Kenia
    Por: Anominimo hace casi 2 años

    Excelente yo soy arquitecto de mi propio destino, salvadoreños en el mundo estamos dando la lucha por nuestro pulgarsito créeme somos los q más orgullosos nos sentimos de nuestro país. Felicidades Ercy

Galería

Ver más

Te podría interesar

¿es necesario un pasante?

Un pasante es una persona que trabaja con el fin de obtener práctica en el oficio, para el cual se está preparando en la Universidad. Muchas de estas oportunidades no son remuneradas monetariamente, pero si enriquecedoras.


El joven salvadoreño ¿qué quiere? ¿para adonde va su vida?

Porque cada día tiene su verdadero significado, conforme avanza el día nos damos cuenta que vamos cumpliendo pequeños objetivos trazados luego de saltar de nuestra cama al amanecer.


La perseverancia es tu tarjeta de presentación

Es más fácil encontrar una aguja en un pajar que las cosas sean como te las esperas. Tu perseverancia es tu tarjeta de presentación y tu huella en los lugares que has pasado.


Tags más populares