Un pensamiento estratégico en cualquier momento

Blog blog raul 24jun16
Independientemente de la carrera que estudiamos o el trabajo que tengamos, se debe de tener un pensamiento que nos permita resolver los objetivos o metas que las responsabilidades nos demanden.

Diferentes responsabilidades, objetivos por cumplir, metas propuestas dentro de nuestro ambiente académico o laboral; nos demandan en la mayoría de casos que se resuelvan bajo un pensamiento estratégico. Esto debe de ser fundamental en cualquier responsabilidad, ya que nos permitirá tener una visión mucha más amplia dentro de nuestro entorno, y a su vez, tener un mayor discernimiento de la situación en la que nos encontremos.

Básicamente el tener un pensamiento estratégico, es una manera de pensar y actuar que refleja una atención continua de lo que es más importante. Teniendo en cuenta que desde un inicio se deben de priorizar las actividades que vayamos a desarrollar, es decir, tener la capacidad de clasificarlas por importancia y por el tiempo que llevará hacerla.

Pero con ello no quiero decir que no todas las actividades son importantes, lo son, pero uno tiene que clasificarlas y priorizarlas. Esto se debe mantener bajo una visión totalmente clara y tener en cuenta los objetivos que se vayan a desarrollar.

Ponerse a pensar: cuáles son sus beneficios, sus retos, sus dificultades, consecuencias etc. Con esto nos estamos planteando los objetivos que podremos desarrollar al tener muy clara la visión, independientemente del trabajo al que uno quisiera aplicar, se deben de tener en cuenta todos esas características para mentalizarnos desde un inicio si verdaderamente es el trabajo en el que queremos estar.

Hay responsabilidades que llevan tiempo realizarlas, generalmente las de largo plazo, pero es necesario revisarlas constantemente, perfeccionarlas y ajustarlas según la demanda de la responsabilidad. No quiere decir que por ser una actividad de largo plazo, se dejará a un lado para realizar otras. Es lo peor que se puede hacer, ya que al final lo dejaremos a última hora y no obtendremos los resultados que queríamos.

Así como hay momentos y tiempo en el que las actividades laborales o académicas nos demandan casi que todo el día completo, es necesario darse un respiro para dejar en “standby”  lo que se está haciendo. Y es que todo en exceso es malo, hay muchas pruebas médicas que lo reflejan, como cuando las personas llegan a parar al hospital producto del estrés acumulado, han terminado con parálisis o derrames faciales; por mencionar algunos.

Que ese “standby”, nos permita cargar las baterías para comenzar de nuevo, ya que nos permitirá llegar nuevamente con la mente fresca a lo que estábamos haciendo, mejorarlo o perfeccionarlo e incluso, con un pensamiento estratégico mucho más amplio.


Blogger JOVEN360

JOVEN360 El Salvador


 

Comentarios

0

Galería

Ver más

Te podría interesar

Hacer una pasantía en el extranjero ¡atrévete a más!

¿Cuántas veces no hemos dejado de intentar algo por miedo o simplemente porque alguien nos dijo que eso es imposible? Seguramente más de alguna vez. Hoy te reto a dejar tu zona de confort...


Sobre ser diferente

Hace un año leí un libro que robó mi atención “El Manantial” de Ayn Rand. Un libro fascinante porque toca muchos temas importantes en una novela. La narración trata de Howard Roak


Soy nuevo en un mundo laboral complejo.

Muchos jóvenes le tenemos miedo a ser adultos, y es lo más real y normal que nos puede pasar cuando estamos llegando al momento en que debemos ser productivos e independientes económicamente.


Tags más populares