¿Tienes cuenta? Regístrate o inicia sesión
¿Eres una empresa?
Llámanos al +503 2565 6000
Blog blog emepzar a trabajar
25 de febrero de 2016 | Por: JOVEN360 El Salvador

¿Cuándo es buen momento para empezar a trabajar?

Este post empieza con las siguientes preguntas: 1. ¿Qué es el tiempo? 2. ¿Me siento listo para trabajar? 3. ¡¿Qué hago con mi vida?!

Hace unos meses, asistía a una charla de Creative Mornings San Salvador, donde el tema principal del que hablaría mi amiga era el tiempo. Tras una excelente reflexión, María José explicaba que el tiempo es relativo. Ahí entendemos el porqué para algunos los lunes son eternos, y para otros los fines de semana son efímeros. Cada uno de nosotros vive su vida a su propia medida de tiempo. Cada momento es moldeable según la persona que lo cuenta, y es por éso que jugamos a los malabares según nuestro percibir.

Mi amiga y mentora Eva explicaba en una clase, que el tiempo es una invención humana. Nosotros hemos acordado que sesenta minutos es una hora, veinticuatro horas un día, treinta días es un mes, y así sucesivamente, ya que necesitamos una manera de cuantificar el cambio de un acontecimiento a otro.

Me gusta mucho relacionar los pensamientos anteriores con la idea de empezar a trabajar, ya que desde que uno entra a la universidad, la expectativa de probar que todo este tiempo de preparación ha valido la pena, se refleja en este momento cúlmine. Sin embargo, como hablaba anteriormente, cada uno de nosotros va a su tiempo.

Pero si vos has llegado a ese momento, o te ha tocado llegar, es importante tomar en cuenta dos cosas: tus competencias y tus oportunidades.

Para este post le pregunté a mis papás, tíos, primos mayores, y amigos, cuándo empezaron ellos a trabajar y si se sintieron listos cuando empezaron. Para mi sorpresa, todos empezaron estando en la universidad, y TODOS me dijeron que no se sentían preparados al inicio. ¡Pero es natural! Creo que siempre va a existir esta incertidumbre de si estoy listo o no. Incluso, mi prima Gaby me comentó que pensaba que el día que le dieran su título, se iba a sentir diferente, pero ella dice que al final del día todo seguía igual. Éste es un buen ejemplo, ya que me recordó que nunca dejamos de aprender. Especialmente nosotros los jóvenes tenemos que aprovechar las experiencias como voluntariados y pasantías, para valernos de ganar experiencia, que muchas veces valen más que un título.

Sin embargo, hay muchos otros jóvenes que les toca empezar por necesidad, y tienen que trabajar independiente estén listos o no. En este caso, es importante saber tomar este nuevo reto como una nueva oportunidad de aprendizaje. Gracias a la metodología de mi universidad he aprendido que el aprendizaje puede ser en base a tres competencias: de forma cognitiva (conocer), procedimental (hacer) y actitudinal (ser). Es decir que de una experiencia, especialmente si es inesperada, podés aprender de forma enriquecedora.

Aunque no te sintás listo, lo importante es que confiés en tus habilidades y tu actitud, porque son éstas las que te van a ayudar, a hacer bien las cosas que ya sabés hacer, y aprender a hacer las que no sabés mucho. Es este conjunto de elementos que te pueden ayudar a determinar si es tu momento de empezar a trabajar.

Al final, el mejor momento para empezar a trabajar, no es ahora ni mañana. ¡Es cuando vos sintás que es TU MOMENTO!

Aunque no te sintás listo, lo importante es que confiés en tus habilidades y tu actitud, porque son éstas las que te van a ayudar, a hacer bien las cosas que ya sabés hacer.

 

ESCRITO POR:

OTTO RIVERA

Estudiante de la vida, con especialización en Comunicaciones Integradas de Marketing. Creo fielmente que el arte y la comunicación pueden hacer la diferencia. Espero transformar mi entorno, un post a la vez.

Comentarios