¿Tienes cuenta? Regístrate o inicia sesión
¿Eres una empresa?
Llámanos al +503 2565 6000
Blog cover rene alas
15 de noviembre de 2016 | Por: René Alas

Nos toca a nosotros

No nos gusta la burocracia ni esperar por las cosas que queremos y aunque muchos adultos nos critiquen por eso, me parece que es nuestra mayor cualidad.

Antes que me muera veré a un mejor El Salvador, veré un país en el que las personas vivan sin miedo, un país en el que los jóvenes tengan oportunidades para desarrollarse y los adultos libertad para trabajar. El Salvador tiene muchos problemas, en mi opinión los 4 principales son: la pobreza, violencia, falta de oportunidades y gobernantes indiferentes. Sin embargo, este no es un artículo más para quejarnos de problemas, si no uno para presentar soluciones, para hablar de cambios de paradigmas y de cómo los jóvenes cambiaremos esta realidad.

Creo firmemente, desde hace unos años que somos la generación que cambiará al pulgarcito (nacidos en los 90´s), porque somos jóvenes activos, informados, no nos conformamos, opinamos, criticamos, denunciamos, aprendemos y buscamos dar más.  Somos jóvenes capacitados, con experiencia laboral o estudios universitarios. Jóvenes con espíritu emprendedor que buscan dejar su huella en el mundo. El Salvador necesita profesionales y emprendedores que creen oportunidades y ayuden al crecimiento del país.

No nos gusta la burocracia ni esperar por las cosas que queremos y aunque muchos adultos nos critiquen por eso, me parece que es nuestra mayor cualidad. Nosotros cuestionamos nuestro entorno y cambiamos paradigmas, y no por simple rebeldía, si no porque hemos visto que las decisiones tradicionales no siempre triunfan. Es por eso que somos más creativos, por eso pensamos fuera de la caja y no aceptamos un “es que así se ha hecho por muchos años” como respuesta.

Somos una generación distinta, según el estudio de Millennian Branding y Randstand, somos más realistas, tenemos metas claras y mayor capacidad de adaptación, lo que nos ayudara en un par de años cuando seamos la fuerza laboral del país. Dentro de poco, ocuparemos puestos importantes, tomaremos decisiones y crearemos empleos que ayudarán a los demás a salir adelante.

 Me gustaría terminar con una frase de  Paolo Lüers “viene el país que acepten o el que estén dispuesto a crear, sus padres aceptaron lo primero y miren como estamos” Podemos cambiar esta realidad, disminuir la pobreza y la violencia, crear oportunidades, tanto laborales como académicas para jóvenes; formando empresas con responsabilidad social y realizando nuestras labores de la mejor manera. Sin embargo, debemos darnos cuenta que el futuro de El Salvador y el de las próximas generaciones está en nuestras manos. Sí, a nosotros nos dieron un país con muchos problemas, pero ¿cómo lo devolveremos?

 

                                                                                 

Comentarios